Tips Para el Regreso a Clases

By Lunes, agosto 22, 2016 0 No tags Permalink

Hola a todos los papás y las mamás que esperan con ansias el ¡feliz regreso a clases! Sabemos que es complicado en algunos casos, cuando los niños no quieren ir; esto puede ser por flojera, porque estuvieron muy felices en vacaciones, o definitivamente, porque tienen terror de encontrarse de nuevo con sus compañeros, al padecer del sufrido bullying o acoso escolar.

Ante ello, es muy importante entender la diferencia entre verdadero miedo y el “chiqueo”, así que si ves que tu hijo o hija tiene los siguientes síntomas, sin duda es un miedo verdadero:

1. No te mira a los ojos.

2. Se joroba y/o mira al suelo constantemente.

3. Tiene pesadillas terribles.

4. Maltrata a vecinos, amigos, compañeros, hermanos, mascotas o sus pertenencias, demostrando así el coraje que siente.

Dos respuestas afirmativas de cuatro, son suficientes para tomar acción. Lo primero que te recomiendo es que busques un lugar a solas donde mamá y papá puedan hablar con calma con el menor. Apagar teléfonos o cualquier otra forma de interrupción para dar la sensación de importancia y exclusividad. En estos momentos, pedirle que nos mire a los ojos y con mucho amor preguntar: ¿qué pasa? Es probable que el niño o la niña desvíen la mirada varias veces y digan que “nada”. Sin embargo, si logramos enfocar con amor a la emoción, al poco tiempo sin duda romperá en llanto o enojo para decir lo que sucede.

¡Es importante tomar acción!

¿Cómo es la manera correcta? Hay padres de familia que incurren en un error al abordar a directores y maestros en el pasillo de la escuela o a la salida para denunciar estos hechos, te invito a que no lo hagas porque no funciona y solo detona más confusión. Lo correcto es pedir una cita con las personas oportunas (directora, prefecta, maestro, etc.) y una vez ahí hablar del tema.

trixia-valle-blog-anita-hernandez

Para la escuela es vital seguir un protocolo de atención ante estos casos. Primero que nada, LA PRIMERA NOTIFICACIÓN DE BULLYING DEBERÍA DE SALIR DE LA ESCUELA AL PADRE DE FAMILIA y no al revés. Así todos conservarán la calma al sentir que hay seguridad y cobijo de parte de la institución. Durante la reunión es necesario llevar una bitácora, tipo acta de hechos, donde se narre brevemente lo sucedido. Al finalizar, los padres leerán la bitácora y firmarán si están de acuerdo con lo asentado, para posteriormente hacer los compromisos pertinentes desde casa y escuela poniendo una siguiente reunión para dar seguimiento a la situación. Por su parte los papás y mamás pueden ayudar mucho, si las primeras semanas siguen estos pasos:

1. Durante este fin de semana previo a la escuela regularicen horarios. 8:30 pm es la hora ideal para ir a dormir para los preescolares y los alumnos de primaria. 9:00pm para secundaria y 10:00pm para preparatoria. Es necesario dormir bien para evitar estar irritables.

2. Al menos la primera semana llevar personalmente al alumno y si se puede que sean ambos padres quienes lo hagan. Hacerlo, los llena de confianza y seguridad.

3. Levantarse 20 minutos antes de lo usual para evitar imprevistos y “no atropellarse” en la mañana. Atropellarse es gritar, buscar cosas en el último minuto, correr a la escuela, ir estresados en el tráfico, atragantarse el desayuno, enojarse… Mejor la paz y sana convivencia.

4. Bendecir a nuestros hijos al dejarlos en la escuela. Una bendición es un buen deseo, un mensaje positivo para su día. Más si son chiquitos de preescolar, ellos absorben todo, por lo que necesitan oír cosas lindas.

5. Presentarse con los maestros y darles un voto de confianza, al respaldar su trabajo y ofrecer apoyo en casa para tener un ciclo escolar exitoso.

6. Recoger A TIEMPO a los alumnos. Las primeras semanas se crea la confianza de que papá y mamá vienen por nosotros. Si no me crees, piensa en lo terrible que era ser el último en la salida, donde uno a uno se iban tus compañeros y te quedabas al final. Por favor, no hagas sentir abandono a tus hijos. Pase lo que pase, ellos son lo más importante.

Por último recuerda, la vida es un juego que necesita fichas de vida. Existe un vídeo en internet que define muy bien este concepto y lo puedes buscar bajo el título “Poker chips”. En resumen, se trata de una invitación para dar a nuestros hijos fichas de vida. ¿Qué son? Piropos, halagos, palabras amables, tomar tiempo con ellos… todo esto les da fichas de vida, y es importante hacerlo porque la vida se va a encargar de querer quitarlas a diario. El compañero hostil, el vigilante enojado, el tráfico, las llamadas de atención, un amigo que ya no quiere serlo más, son formas que te pueden quitar esas fichas. Pero si tu hijo o hija tenía 50 fichas y en el día pierde 20 por esas cosas que simplemente pasan, en realidad, no pasa nada. Sin embargo, si tiene 5 fichas y le quitan 20 no tiene con qué afrontar los problemas en el juego de la vida.

La vida y la muerte están en nuestras palabras, así que escógelas bien.

Estamos a tus órdenes en Fundación en Movimiento, A.C. al 1327-0113 y en Lago Bolsena 277, Col. Anáhuac entre Marina Nacional y Mariano Escobedo.

info@fundacionenmovimiento.org.mx
www.fundacionenmovimiento.org.mx

Trixia Valle

Escritora y Conferencista

No hay comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *