Isa Maraf

Mi sobrina Alana tiene casi dos añitos y he llegado a pensar que lo que más le gusta de mi, son mis pulseras. Mi mamá Margaret tiene más años que yo (si escribo cuántos, me mata) y todos los días antes de salir, se ve al espejo para comprobar que trae bien acomodado el collar, los ...