Ofrenda a la Tormenta

Estoy devastada porque el libro se acabó; antier terminé la trilogía del Baztán y no dejo de pensar en dos mujeres:

  1. Amaia Salazar, la protagonista de este culebrón.
  2. Dolores Redondo, la autora de esta inquietante-adictiva novela negra.

Con esta historia aprendí mucho de diversos temas, por ejemplo, el término jurídico secreto de sumario; también conocí a la temida Inguma, a quien esotéricamente le atribuyen las muertes de cuna en Elizondo, el poblado donde sucede esta escalofriante novela.

Cuando termino de leer un buen libro siento que algo me falta, extraño a los personajes y me parece increíble que al cerrar sus páginas los personajes queden ahí atrapados, como enterrados… A veces quisiera que en las noches los seres de esta trilogía convivieran con los vampiritos de Crepúsculo, pues hasta el clima en Forks lo describen tan lluvioso y frío como en el valle del Baztán.

 

P.d. Al inicio del capítulo 33, se lee la frase:

“Ojalá se parase el mundo. Pero cuando alguien a quien quieres muere, el mundo no se para.”

No hay comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *